Monólogos cómicos

Monólogo Cómico: “Los huevos de la felicidad”

Esther nos vuelve a dejar uno de sus monólogos cómicos para que los disfrutemos todos. Si queréis saber más sobre Esther, ver otros de sus trabajos o contactar con ella echa un vistazo en la sección: Guionistas de monólgos cómicos

 

“Los huevos de la felicidad”

Cuando estoy aburrido leo tonterías. El Hola, el ABC… El otro día leí que las gallinas felices ponen más huevos y más sabrosos. Sí! Es increíble!…que alguien haya hecho un estudio sobre eso. Y yo me pregunto… ¿Cómo sabía el tío si la gallina era feliz? ¿Se lo preguntaba? “¿Eres feliz? Un cloqueo es sí, dos es no.”

Aunque, pensándolo bien, este estudio no hacía falta.  Nosotros también trabajamos más y mejor si somos felices. O no? y si no, ahí tenéis al Bárcenas, ese. Con un sueldo de 18.000€ al mes era tan feliz el tío que hasta repartía dinero a sus compis! Eso es un buen compañero de trabajo y lo demás son tonterías.

Así que, después de llegar a esa conclusión, si quieres que tu gallina ponga más huevos, hazla feliz. ¿Y cómo se hace feliz a una gallina? Os preguntaréis. Pues he leído que les ponen unas casitas de madera individuales. Nada de estar en un gallinero, ahí apretujadas, haciendo cola para que el gallo las monte, no. ¡Tienen su chalé particular! Y con orientación Sur, naturalmente, que esto de la luz es importante. Así la gallina puede llamar al gallo y decirle: “Shhh, ¿te pashas por mi ke ke ke kelly eshta noche, guapo?”

También he leído que les dan de comer comida orgánica. Vamos, lo que sería para nosotros ir a comer al Bulli cada día. Y por si eso no fuera poco, también les ponen música clásica. Hay que joderse… ¡Hilo musical para follar! ¡Así cualquiera!

Y entonces se me genera una duda…el tamaño de los huevos (ya sabéis, hay XL, L M o S)… dependerá del tamaño del miembro del gallo?? Y ahora que lo pienso…yo no he visto muchos huevos tamaño S…casi todos son L o XL…me parece a mí que hay mucho fanfarrón suelto…y entre los gallos también.

Total, que me he dado cuenta que en este país se trata mejor a las gallinas que a las personas. Así que, ya sabéis, si queréis una vivienda digna, algo de comida y echar un polvo de vez en cuando…sólo tenéis que poner…le huevos.

 

Otros monólogos enviados por Esther:

Podéis ver un texto suyo de ejemplo aquí mismo: Monólogo de Esther: “San Valentín”

Aquí otro ejemplo más: Monólogo cómico: Andar por la montaña

 

 

 

Monólogo cómico: Las mujeres y el baño

Navegando por Internet he encontrado este Monólogo Cómico del cual no conozco el autor así que no puedo referenciarlo pero igualmente espero que os guste y os sirva para vuestros proyectos.

Monólogo cómico: Las mujeres y el baño. 

¡Uf! Vengo agotada, es que ayer salí de juerga. Algo que por muy divertido que parezca se convierte en toda una odisea. Para empezar llegas a la discoteca de siempre con tus amigos de siempre para encontrarte; con lo de siempre. Hasta la música, es la de siempre. Entre la gente que ves hay de todo un poco: Tenemos al típico que se dedica a buscar las monedas que se te caen por la noche, al que se ha tragado la última película de Travolta y la de Fama e intenta por todos los medios imitarla, y peor aun al espécimen que se sienta en los sofás (más aburrido que la repetición de Medico de Familia) y que cuando le miran pone una cara de diversión total.

Entonces visto lo visto te vas a la barra a ver si el camarero tiene algo interesante y ligas un poco. Porque es patético como ligan los hombres en los bares… De entrada se acercan a ti diciéndote:

-Oye perdona.

Perdona por qué. Que se les pasa por la cabeza que ya te están pidiendo perdón. Y bueno tenemos de todo ¿eh? El divorciado que se te acerca

–Estoy muy solo, mi mujer me ha dejado. Lo que te faltaba a ti ¿qué pasa que tienes cara de ONG?

Ahora, cuando te giras ves a un tío guapo, alto, cachas que te clava su mirada. Y te sonríe. Y le sonríes. Y te guiña un ojo. Y tu sonríes. Y viene hacía aquí.

-Perdona

-siiii

-Me presentas a tu amiga?

¡Genial! La noche va genial.

Así que como soy muy filosófica, quisiera aclararles a los hombres esa pregunta que no les deja dormir por las noches ¿Por qué las mujeres vamos juntas al baño? Como tu amiga se ha ido con el guaperas no tienes otro remedio que ir tu sola. Y vas allí cruzando todo el bar como si fueras por la selva (porque todo el mundo sabe que los baños siempre están al fondo) Cuando por fin llegas te encuentras una cola de unas cinco personas y comienzas a bailar de una forma un tanto extraña, primero para no aburrirte y segundo para que no se te escape el pipí. Y siempre esta la típica que tiene ganas de hablar. Y a mí que me importa con quién has venido.

Bueno, por fin llegas y cuando estas dentro lo primero que ves es una charca de agua, llamémoslo así, con un juguillo de pisadas.

Primer problema ¿dónde dejas el bolso? Como no ha venido nadie contigo pues te lo cuelgas al cuello.

Segundo. El abrigo. Este invierno se llevan los abrigos largos, porque no están pensados para las meonas nocturnas. Los hay de dos tipos: Si es de los de pico al final lo tienes fácil porque metes la cabeza entre los picos y listo. Pero ¿y si no tiene?. Bueno, como eres una mujer con recursos te lo pones de bufanda.

Tercero, la puerta. Nunca tiene pestillo. Tú necesitas intimidad así que apoyas la cabeza para que no entre nadie.

Y allí estas tu con tu abrigo, el bolso al cuello y la cabeza apoyada en la puerta. Pues no te sale el chorrillo claro con tanto trajín! Recurres al viejo truco de abrir el grifo, pero…está fuera! venga a ver si te atreves a salir! Al final creas tu propio sonido…¡ y se apaga la luz que también está fuera!

Encima no hay papel a si que metes la mano en el bolso como puedes para coger el klinex. Total que te has manchado y te has puesto perdida. Así que queridos míos no preguntéis más porque las mujeres vamos juntas al baño.

Guía para interpretar monólogos cómicos

Versión actualizada 16-09-2013.

Me gustaría hacer hincapié en que lo que estás a punto de leer está basado en mi experiencia personal, sin que necesariamente tenga que ser una: “Verdad Universal”, aunque en algunos casos lo he constatado con otros compañeros de profesión.

Supongamos que ya tienes un magniífico texto del que estás totalmente convencido de su total viabilidad para hacer reír, ahora solo falta que tú seas gracioso y eso es lo que vamos a trabajar en esta guía. Comenzamos…

1º Ensayar.

Ya sé que dedicar el primer punto al ensayo puede sonar a obvio pero es bueno recordar que los monologistas más famosos no están donde están por casualidad. Este es su secreto: Ensayo, ensayo y más ensayo.

Los ensayos son indispensables a la hora de interpretar para un público no dejes nada al azar. En pocas palabras:

“Lo harás tan bien como lo ensayes”

Pero tampoco seas tan rígido que no puedas sobreponerte a los imprevistos.

“Estamos actuando frente a un público y el público puede reaccionar de una manera diferente a lo que esperábamos. Cada público es un mundo. “

 - En definitiva: mente abierta y alerta.

Es recomendable, realizar muchos ensayos por tu cuenta. Incluso grabarte con una videocámara y échale un vistazo después. La cámara no miente, te enseñará tu monólogo tal y como lo has concebido.

Reúne a algunos amigos o familiares y actúa para ellos. Esto es una buena idea porque te dará la sensación de un público de verdad y podrás preguntarles con sinceridad cual es su opinión sobre tu trabajo.

“Interpretar monólogos es  una habilidad empírica mientras más lo hagas mejor lo harás”.

2º Nuestro juez interior.

Hay personas que a nuestro punto de vista son graciosas y otras la verdad no tanto. Pero cuando nos subimos a un escenario esas reglas pueden cambiar porque es el público el que decide, no nosotros.

Hay algunos humoristas que trabajan en la Paramount Comedy España a los que yo personalmente no les veo gracia ninguna, pero trabajan en televisión y semanalmente tiene actuaciones en diferentes locales de comedia, y eso es porque, conectan con el público. Este detalle a veces es suerte, a veces es experiencia, o simplemente cierta habilidad o intuición que tenga el monologista.

Solo te cuento todo esto para llegar a esta idea: NO TE PREJUZGUES. Cada uno es como es. Solo tienes que encontrar tu punto cómico.

3º El Ego.

En este trabajo se trata de ir mejorando poco a poco. El mejor consejo que alguien te puede dar es: “Reflexiona sobre tus interpretaciones”. No te creas el mejor cómico del mundo cuando salga bien, ni tampoco te machaques si fallas. Es importante que tengas en cuenta esto si quieres mantener tu mente sana.

En general que una actuación salga mal o bien no depende solo del monologista, también influyen: el público, las cuestiones técnicas y otros factores pueden encumbrar tu actuación o desbaratarla. Debemos ser conscientes de todo esto y descubrir lo que nos ayuda y lo que no. Y sobre todo separarlo de lo que es “nuestra actuación” a la hora de reflexionar sobre ella.

Repito: “Interpretar monólogos es  una habilidad empírica mientras más lo hagas mejor lo harás”.

4º Hacer reír es nuestro objetivo.

El objetivo de un monólogo cómico es provocar gran cantidad de risas, si no lo consigues, no puedes dar por cumplido tu objetivo, así que, lo mejor que puedes hacer en estos casos es llevar a tu monólogo a la mesa de trabajo, repasarlo y ver los puntos flojos del texto, para mejorarlos o eliminarlos.

¿Y qué hago para mejorar o eliminar estos puntos flojos?

Bien. Hay muchas cosas que mejorar en un monólogo, tanto a nivel de texto como a nivel interpretativo. Todas estas cosas mejoran con la práctica, pero también es bueno empaparse de las cosas le funcionan a otros monologistas, es decir: Ver videos y asistir a actuaciones de otros profesionales.

En esta web también puedes encontrar la “Guía rápida de 10 pasos para escribir monólogos” esto te ayudará a mejorar tus textos.

5º La risa es contagiosa. Interactúa con el público. ¡Gánatelos!

No te descubro nada nuevo cuando te digo que la risa es pegadiza y si consigues que se escuchen risas, es casi seguro que tu público se contamine poco a poco de ellas.

Cada público es totalmente diferente al anterior y depende de lo implicado que este el público en tú monólogo, para que puedas usar estos recursos.

Un ejemplo:

  • Haces algún chiste del poco sexo que hay en tu vida últimamente, y alguien o un sector del público se ríe, es un buen momento para decirles: “Veo que, vosotros tampoco tenéis sexo” Ya has conseguido que una parte del público se identifique contigo y te habrás ganado su complicidad.

Sería muy difícil exponer aquí todos los trucos que puedes usar para conectar con el público. Tendras que descubrir los que te funcionan a ti.

Mi consejo: Asiste a actuaciones en directo,  haciendo esto no solo te ayudaras a ti mismo si no que además ayudaras a la industria. 

“Un compañero mío usaba al público cada vez que perdía el hilo de lo que estaba contando les preguntaba: ¿Por dónde iba?”

6º Crear imágenes.

Esta es una técnica actoral de interpretación y memoria. Cuando tenemos algo muy claro en nuestra cabeza decimos que; “Lo vemos”. Eso es porque tenemos una imagen muy clara en nuestra cabeza de lo que queremos transmitir.

Normalmente es más fácil para nosotros hacernos imágenes en nuestra cabeza sobre cosas que nos son familiares, objetos, personas, lugares, situaciones, etc. El problema viene cuando tienes que inventarte imágenes para algo que no tiene porque ser real, como es tú monólogo. La asociación de imágenes viene a través del ensayo coge imágenes familiares defórmalas y adáptalas para las necesidades de tú monólogo.

Muy bien ¿y esto de la imágenes para qué sirve?

Bueno, como ya hemos dicho antes cuando tienes algo claro, ves una imagen nítida en tu cabeza. Mientras más clara sea esta imagen mejor y con más detalles podrás transmitir esa idea, que en este caso es tu monólogo. Y por supuesto más claramente llegaran esas imágenes a los espectadores.

También tiene una ventaja más si construyes imágenes claras, tu cerebro las recordará mejor. El cerebro humano funciona mejor recordando imágenes que recordando texto.

Como última nota diré que la técnica de las imágenes funciona mucho mejor con ideas sencillas.

7º Ser natural.

Ser natural supone el 51% del éxito de una actuación. Este es uno de los puntos más importantes y donde flojean los monologistas que están empezando. Por otro lado esto es totalmente comprensible ya que solo se logra ser natural por medio de la práctica del oficio.

Si el monologista trasmite nervios, dudas, o se equivoca con frecuencia el público estará más atento a eso que a la propia actuación.

Como ya he dicho ser natural es una capacidad que se genera con la práctica, así que no pierdas la oportunidad de realizar tu monólogo una y otra vez, hasta que controles todos los cambios de ritmo, inflexiones, chistes, etc.

Me vuelvo a repetir: “Ser monologista es  una habilidad empírica mientras más lo hagas mejor lo harás”.

8º Innovar.

Siempre es bueno aportar a tus monólogos cosas distintas, y sobre todo elementos que te hagan sentirte cómodo y te ayuden a tu interpretación, y si además consigues que sea un elemento interesante, diferenciador o novedoso, has dado en el clavo 100%.

Vale, sé que estamos hablando de monólogos tipo “stand-up” lo que en España conocemos como “El club de la comedia”. Que viene a ser: Un Monologista, un micrófono y el público. Pero saliéndonos un “pelín” de ese formato tenemos a grandes cómicos de “Stand-up comedy” que han aportado cosas nuevas. Aquí os dejo algunos ejemplos:

Gila: Quien no conoce este magnífico cómico español, que nos hacía reír con sus llamadas telefónicas. En este caso el Teléfono era un constante en sus actuaciones y se caracterizaba con un traje según la ambientación del monólogo que fuera a representar. Me encantaban sus monólogos sobre la guerra.

Gila : http://www.youtube.com/watch?v=SiHSxi2eiNc

Manu Sánchez (Manu): Un gran cómico andaluz, que ha hecho de su acento una marca de la casa, aunque para mi gusto a veces peca de ser demasiado marcado. En sus monólogos dentro del programa “De la mano de Manu” suele usar una pizarra para ilustrar y desarrollar sus ideas. A mi juicio es un elemento muy acertado por que le ayuda a concentrarse y dar pie a la improvisación.

Manu Sánchez: http://www.youtube.com/watch?v=WV7k9sj0USw&feature=related

Alex O’Dogherty: Quizás sea más conocido por sus actuaciones tipo “stand-up”, pero tiene una serie de skech´s/monologos muy divertidos en los que toca una guitarra.

Alex O’Dogherty: http://www.youtube.com/watch?v=9gx882CEdLg

Micky McPhantom: Monologista cómico de origen argentino que usa técnicas de Beat box y ventriloquia en sus monólogos, con eso, y con su gran habilidad para caracterizar su voz, capta rápidamente la atención del público de una manera muy elegante.

Micky McPhantom: http://www.youtube.com/watch?v=nfUisKWuYn4&feature=fvw

Otros: Existen algunos cómicos que usan otros elementos. Como ejemplo más cercano tengo un amigo que usa un cajón flamenco para darle ritmo a su actuación. Tengo otros que se caracterizan y hacen sus monólogos a través de un personaje. Básicamente es echarle imaginación y sobre todo ser consciente de que todo esto es para ayudarte en tu actuación.

Existen muchos más cómicos que usan elementos como ayuda a sus actuaciones y no los he nombrado aquí, sería imposible conocerlos a todos. :)

9º El Oficio.

Ser monologista al igual que cualquier otra profesión relacionada con las artes escénicas no es nada fácil, requiere muchas horas de preparación y ensayo antes de ponerte delante de un público. Como ilustración del trabajo de un artista nos sirve un Iceberg, lo que se vé a simple vista es solo una pequeña porción, la mayor parte está sumergida y esa es la que corresponde con el verdadero trabajo de un artista.

También hay que tener en cuenta que los monologistas que trabajan habitualmente en televisión son solo unos cuantos. La gran mayoría están siempre con el coche de arriba abajo para ir a los bares o Pub´s donde actúan, y en estos sitios no todo es tan “Glamouroso” como en televisión.

Por otro lado también diré, que realmente es un trabajo donde se disfruta, sobre todo cuando te has encontrado con un público con el que has conectado perfectamente.

Y como dice el compañero Yago: Nunca te desanimes ese es tu peor enemigo, de las buenas actuaciones se aprende pero de las malas incluso más.”

10º Por último: Un secreto.

En este último punto solo me queda deciros un secreto que os ayudará mucho en vuestro oficio de monologistas:

“Todos estábamos nerviosos la primera vez que nos pusimos delante de un público”

Es más; incluso los artistas con mucha experiencia se siguen poniendo nerviosos. Los nervios son parte de este trabajo, acéptalos.

Ah! Y esto es importantísimo: Disfruta de tu actuación.

Hasta aquí esta nueva guía que espero que os resulte de utilidad. Si existe algún concepto que no entendáis bien o queréis aportar algo nuevo, podéis dejar vuestros comentarios aquí.

Paco BárcenasGuionista – Colabora habitualmente con el programa de humor por internet ¡Qué asco de tele!.
http://www.queascodetele.com

01 – Monólogo Express – Mariola

05 – Monólogos Express – El guarro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
%d personas les gusta esto: