Lo primero que tengo que decir que no existe ninguna regla restrictiva a la hora de escribir y lo que yo voy a transcribir aquí son solo algunas cosas que a mí me han funcionado sacadas de mi propia experiencia y/o manuales de escritura.

El éxito actual de los monólogos viene apoyado por la televisión y la economía de medios necesarios para poner en marcha el espectáculo. Un actor, un micrófono, y público dispuesto a escuchar. ¿Qué más se necesita para hacer reír? Una buena historia que contar, así que, vamos al turrón.

NUEVO: Si te gusta todo el mundillo de los monólogos no dejes de echarle un vistazo a nuesta nueva Guía para interpretar monólogos cómicos. Esperamos que os sea de utilidad

1.- Conectar con el público.

“Yo no soy gracioso, el gracioso es el que escucha”

Un chiste es tan divertido en la medida que seas capaz de entenderlo. A lo hora de escoger un tema para nuestro monólogo es buena idea que sea una experiencia compartida por el mayor número de personas, de esta manera los espectadores se sentirán identificados y será más fácil que les enganche la historia.

Si hablamos de: Deportes, sexo, amigos, matrimonio, novias, informática, etc. Son cosas que hemos vivido o vivimos diariamente el 99,9% de todos los seres humanos.

En cambio si hablamos de cosas muy específicas corremos el riesgo de que el chiste (aunque muy bueno) no lo entienda mucha gente.

“Una vez fui a un certamen de Manga y Anime, y una de las actividades previstas era un Monologo cómico. Me quedé a verlo y aunque el chaval consiguió un éxito notable entre los asistentes yo no entendí nada, ya que su texto estaba muy orientado a este tipo de público. A mí me gustan los comics pero tampoco soy un especialista en la materia, por lo tanto no supe entender el humor. “

De todas maneras que esta idea no coarte tu creatividad ya que existen casos que nunca han puesto de acuerdo a todo el mundo, por ejemplo: Pedro Reyes, tengo amigos que lo consideran un genio y otros (mejor no escribirlo) Muchachada Nui, nunca ha llegado a convencerme pero tiene una legión de seguidores.

 

10.- Por último.

“Cuando parece que has acabado, vuelve a empezar”

La reescritura es parte de este trabajo y repasar, modificar y afinar es el pan nuestro de cada día, a veces tienes que dejar fuera gags o ideas que te resultaban geniales, pero en este momento tienes que pensar en el resultado como “producto” más que en tu propia satisfacción. No tengas miedo en borrar y escribir de nuevo por que todo ello servirá para mejorar tu producto final.

Nadas más, hasta aquí todo lo que os puedo contar sobre el tema sin entran demasiado en detalle. Recordad que esto solo es una guía breve para escribir monólogos y solo vuestra propia experiencia os hará encontrar las “formulas correctas” para conseguir la risa.

Un saludo y hasta la próxima.

Paco BárcenasGuionista – Colabora habitualmente con el programa de humor por internet ¡Qué asco de tele!.
http://www.queascodetele.com

Nota final: No existen (o yo no los he encontrado) libros para escribir monólogos cómicos, pero si estás interesado en el tema te recomiendo: “Como orquestar una comedia” de John Vorhaus de él están sacadas algunas de las ideas aquí expuestas.

ATENCIÓN: Si buscas textos cómicos personalizados hemos creado una nueva sección con escritores profesionales que pueden echarte una mano, puedes visitarla aquí. Otra cosa más si eres escritor de comedia y monólogos cómicos y quieres formar parte de esta sección entra y sigue las instrucciones para intersar tus datos en la lista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...